¡Comparte nuestra pasión pizzera!

En el post de esta semana exploramos algunos de tipos de pizzas caseras más…en fin, dejémoslo en más peculiares.

Prepárate para una dosis de I+D con algunos de los tipos de pizzas surgidos de las mentes más extravagantes del planeta Tierra. ¿Comestibles? Puede que si, pero no por ello se han ganado el derecho a llamarse pizzas. O mejor júzgalo tu mismo.

La pizza (la auténtica pizza) es un clásico en las tardes de viernes con amigos. Igualmente, la pizza es la opción más adecuada cuando la cuadrilla no se acaba de poner de acuerdo sobre lo que cenar: a todos nos gusta y es fácil ponerse de acuerdo porque hay variedades suficientes para satisfacer a todos por igual, desde el apasionado de la Barbacoa hasta el más firme defensor de la Hawaiana.

Aún así y con lo deliciosa que pueda ser por si misma una pizza de toda la vida, hay ocasiones en las que parece despertar una especie de creatividad pizzera en algunas personas. Y ya no es una cuestión de toppings, donde cada persona también es un mundo. Es más bien una cuestión de tiempo libre combinada con el ansia de convertirse en el próximo Masterchef.

En este post os mostramos algunos de los resultados más sorprendentes del ingenio humano cuando llega la hora de darle un giro de tuerca a la pizza tal y como la conocemos.

Disclaimer: Nuestro compromiso y devoción por la auténtica pizza artesana nos lo pone realmente difícil a la hora de tildar de “pizza” a los siguientes intentos de darle una vuelta de tuerca a algo que -a nuestro buen entender- no lo necesita. Dicho esto, quede bien claro que seguir leyendo corre por tu propia cuenta y riesgo…

LA PIZZA DESAYUNO

Este tipo de pizza nació de alguien cansado del clásico desayuno consistente en huevos revueltos con salchichas, queso y beicon. No podemos culpar a esa persona por salir con el momento de brillantez de unir el concepto de pizza al conjunto.

¿Podría sonar apetecible? Siguiendo esa norma maternal que nos recuerda que todo se mezcla en el estómago, la pizza desayuno tal vez podría tener un pase.

LA TOSTA-PIZZA

Este tipo de pizza maneja varias cuestiones que no podemos dejar de recordar. En primer lugar, lo mucho que nos gusta la pizza a los seres humanos. Y en segundo lugar, nuestra vieja costumbre de ir siempre con el tiempo pegado al culo.

La tosta-pizza soluciona esos dos problemas a una sola vez. Sin grandes pretensiones de parecerse a una pizza en condiciones, optamos por este tipo de pizza como una rápida salida para satisfacer una necesidad inalcanzable por la situación que sea. Agarramos una rebanada de pan tostado, la cubrimos con salsa de tomate y mozzarella, depositamos una suerte de toppings y la enchufamos directamente al horno.

Comprensible.

PIZZA DE PATATAS FRITAS

Que también podríamos llamar pizza-estupor. Estas ideas existen, amigos. No debería extrañarnos, por lo tanto, que nos encontremos leyendo los sucesos más inimaginables en los periódicos cada mañana. Por nuestra parte, el simple hecho de referirnos a esto como a un tipo de pizza nos encoge el corazón. Lo que si es cierto es que para gustos, colores.

El invento consiste en una base de patatas fritas cubierta de queso, salsa de tomate y toppings al gusto del consumidor. Más que pizza, lo llamaríamos como algo remotamente parecido al primo lejano de una extraña pizza. 

PASTEL DE PIZZAS

Decir de este tipo de pizza que no es tan complicado como parece y que al mismo tiempo es exactamente como te lo estás imaginando ahora mismo. Si es más un producto de repostería que una pizza, lo dejamos a tu elección.

Imagínate una serie de pizzas, tal vez cuatro o cinco, apiladas una sobre la otra: masa, salsa de tomate, queso mozzarella y toppings tantas veces como esa locura transitoria te permita concebir.

Quizás requiera de un mayor periodo de tiempo en el horno, pero el resultado estará ahí y no podrás comértelo sin la ayuda de un buen cuchillo y tenedor.

PIZZA BURGER 

La opción de los indecisos. ¿Pizza o hamburguesa? Ya no tienes que renunciar a uno a cambio del otro. Este tipo de pizza trata de combinar lo mejor de ambos mundos (aunque honestamente, nos da la impresión de quedar lejos de su objetivo).

Este tipo de pizza puede adquirir numerosas formas. Por ejemplo, la de una base de ternera picada sobre la que disponer el queso y los toppings correspondientes. O bien usar dos pizzas haciendo las veces de las tapas superior e inferior de una hamburguesa de ternera de toda la vida. En el cielo está el límite.

PIZZA NACHOS

¿Por qué? ¿Era esto realmente necesario? Seguramente no pero ahí está. Y no hay que irse muy lejos para encontrarse atentados a la pizza como el de la pizza con nachos. Hay mundos que simplemente están hechos para convivir ajenos entre sí en total armonía, y ese es el caso de la pizza y los nachos. Si a ti te gustan, adelante con ello.

PIZZA DE PALOMITAS 

Aquí nos adentramos ya en terrenos donde la imaginación superó cualquier barrera de lo naturalmente concebible. ¿Te has quedado estupefacto por unos segundos pero aún te intriga en qué puede consistir este invento? Es normal ante este curioso (por llamarlo de alguna manera) tipo de pizza.

Prepara una bolsa de palomitas en el microondas. Una vez están las palomitas recién echas, cúbranse de mantequilla, tomates secos, orégano y trocitos de pimiento rojo desecado. Una ducha de parmesano y directo al horno. Nosotros solamente informamos…luego no nos culpéis de compartir ideas locas. 

POR FIN A SALVO EN CASA…

Este ha sido nuestro breve pero intenso viaje a través de las mentes más retorcidas en lo que a tipos de pizza se refiere. Que conste que al igual que nuestra pasión por la pizza respeta cualquier gusto por extravagante que sea, también nos vemos en posición de afirmar sin ningún tipo de titubeo que ninguno de estos inventos se merece el nombre de pizza.

¿Necesitas con urgencia pegarte un buen deleite pizzero? Deja el ingenio para otros menesteres y pídenos la auténtica pizza artesana de Madrid, que para inventos locos siempre estarás a tiempo después de tu jubilación.