¡Comparte nuestra pasión pizzera!

Uno de los principales problemas que giran alrededor de los problemas nutricionales en la población es sin duda la estigmatización de algunos alimentos. ¿La estigma qué?

Por ponerlo en otras palabras: la falta de información consigue que en muchas ocasiones consideremos algunos alimentos como prohibidos e incluso como totalmente nocivos, asumiéndolos como totalmente inadecuados para una vida saludable.

Esta afirmación no es, sin embargo, totalmente precisa. De forma general no hay alimentos que por si mismos conduzcan a problemas de salud, siempre y cuando nos preocupemos por incluirlos de forma eventual en nuestra dieta. Al contrario, somos nosotros quienes haciendo por costumbre la excepción, acabamos abusando de ciertos alimentos de forma desproporcionada. Cualquier alimento que incluyamos de forma inadecuada en nuestra dieta puede ser problemático en el largo plazo.

Una alimentación equilibrada debe considerar tanto la repercusión directa de la comida en nuestro organismo como su impacto a nivel emocional o social. Cualquier persona que siga unas líneas básicas de vida saludable puede permitirse eventos gastronómicos donde no tener que limitarse a verduras con pescado a la plancha. Una vez más, se trata de mantener unos hábitos de vida saludables que incluyan una base alimenticia rica, variada en nutrientes junto con una rutina de ejercicio mínima.

LA PIZZA ARTESANA EN UNA DIETA EQUILIBRADA

Una buena hamburguesa puede tener perfectamente su espacio como parte de una dieta equilibrada: selecciona una carne de calidad, a ser posible magra; elige un pan completo en nutrientes; añade vegetales a tu gusto y sazona ligeramente y tendrás una opción perfectamente válido y compatible con una alimentación saludable.

Pizza Mediterránea: una forma saludable de disfrutar de tus bocados favoritos.

En el caso de la pizza, elige siempre una versión con masa fina que permita resaltar tus ingredientes favoritos. Si en una pizza el 99% del protagonismo se lo lleva la masa (ej.: el caso de la típica pizza de masa gruesa), estarás hinchándote a base de pan sin un mayor aporte que el de llenar tu estómago momentáneamente.

A nuestro buen entender, una verdadera pizza artesana debe combinar un excelente sabor, la crujiente de textura de la masa y la mayor ligereza posible. Lo bueno de una gran pizza no es acabar panza arriba, sino haber disfrutado al máximo de cada bocado. Y en eso, en Allô Pizza somos especialistas.

NUESTRA RECOMENDACIÓN SALUDABLE

Nuestro consejo: aléjate del sedentarismo, lleva una vida lo más activa posible y sigue unas pautas alimenticias que, de forma general, conformen una dieta equilibrada, rica en nutrientes y que te aporte la energía que necesitas para tu actividad habitual. Cumpliendo estas condiciones, cualquiera de tus alimentos favoritos podrá tener un lugar en tu dieta.

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo y ayúdanos a promover unos hábitos de vida equilibrados, saludables y realistas.