¡Comparte nuestra pasión pizzera!

La mozzarella es sin duda de los quesos más populares y de los que más nos gusta disfrutar, pero ¿sabemos cómo elegir la mejor mozzarella para pizza?

Entre todos los quesos existentes (que no son pocos precisamente), el queso mozzarella se ha ganado el puesto como el más indicado para enriquecer las pizzas en todo el globo terráqueo. Hoy te explicamos lo que tienes que saber para elegir la mejor mozzarella para pizza en tu próxima compra.

La mozzarella es el componente esencial que le da a nuestras pizzas favoritas esa textura suave, cremosa y cálida ante la que no podemos más que rendirnos cuando llega el momento. La simple existencia de la pizza Margarita (con pocos más ingredientes que la deliciosa mozzarella sobre la masa) nos da una idea de la pasión que la mozzarella despierta por sí sola.

Y si lo que quieres es una pizza de campeonato, saber elegir el más adecuado para nuestra pizza de entre los numerosos tipos de mozzarella que existen puede ser la diferencia entre una noche de pizza perfecta o un fracaso de los que acaban haciendo historia (Mamá, papá, ¿recordáis aquel día en que intentamos hacer una pizza con mozzarella burrata…?)

ELEGIR LA MEJOR MOZZARELLA PARA PIZZA

Ahora bien, ¿cómo saber cuál de todos los tipos es la mejor mozzarella para pizza? Hay varios factores que debemos tener en cuenta a la hora de elegir la opción de queso mozzarella para pizza más adecuada según lo que queramos preparar. En primer lugar tendremos que decidir es el porcentaje de humedad de la mozzarella.

La mozzarella más generalmente empleada para el horneado de pizzas es la versión con el menor porcentaje de humedad, que funde mejor y no expulsa demasiada humedad que no haría ningún bien a nuestra masa de pizza predilecta.

Otro punto importante es el porcentaje de grasa contenido en la mozzarella. A mayor proporción de grasa, mejor será la fundición del queso y más apetecible resultará a la vista y al paladar.

Con todo esto, lo más habitual para una pizza artesana es utilizar un tipo de mozzarella para pizza procedente al 100% de la leche de vaca, que tiene la humedad, el sabor, el color, la textura de hilo y el tiempo de horneado ideal para pizzas como la que encontrarás en Allô Pizza.

Aparte también se comercializan los preparados lácteos elaborados a partir de una de la caseína (la proteína de la leche), una especialidad de queso que no funde tan bien y resulta menos recomendable pese a su bajo precio.

DENTRO DEL HORNO

Por último, debemos saber que de los distintos tipos de mozzarella, aquellos que presenten un mayor porcentaje de humedad aguantarán mayores temperaturas y más tiempo en el horno que otras versiones que contengan más materia seca. Una vez evaporado todo el agua, las grasas internas de la mozzarella aumentan su temperatura y empiezan a quemar la materia seca que contiene, perdiendo su sabor natural y elasticidad.

OTROS TIPOS DE MOZZARELLA 

Aparte de la mozzarella específica para la preparación de la pizza (la ideal por su alto nivel de fundido y por no liberar humedad que arruinaría cualquier pizza), existen otros tipos de mozzarella que no debemos confundir. Son versiones con distintas formas de elaboración especialmente indicadas para otros de tus platos favoritos. Estas son las más habituales:

  • Mozarrella fresca: la encontrarás en pequeñas bolsas donde la mozzarella se presenta en pequeñas bolas del tamaño de un albaricoque y bañadas en agua o suero de leche. Una vez abiertas debemos acabar con ellas en unos pocos días.
  • Burrata: tiene el aspecto de una bola de mozzarellla fresca hasta que abrimos su interior para revelar una crema especialmente ideal para disfrutar con pan y un poco de aceite de oliva.
  • Mozzarella ahumada: Son bolitas de mozzarella ahumadas especialmente indicadas para ensaladas frías,  tablas de queso o incluso gratinados varios.
  • Mozzarella de búfala: Aunque la mayoría de la mozzarella está elaborada a partir de leche de vaca, aún existe -en menor proporción y a un precio mayo- la mozzarella elaborada a partir de este otro animal. Un sabor característico que concentra un nivel ligeramente superior de proteínas, grasas y lactosa.

En resumen, recuerda elegir la mozzarella más adecuada para cada plato. Bien se trate de entonar una ensalada, un aperitivo en forma de tostada o una pizza artesana para quitar el hipo, elegir el tipo de mozzarella adecuada será lo que marque la diferencia.

¿Tienes una receta especial con mozzarella? No dudes compartirla con nosotros 😀