¡Comparte nuestra pasión pizzera!

¿Sirve de algo aplicar papel secante sobre la superficie de una pizza recién hecha o es simplemente una neura más de quienes quieren recortar calorías?

Acaban de llegar esas cinco pizzas humeantes a la oficina y todos estamos dispuestos a hincarles el diente en cuanto se levante la venia. Las papilas gustativas empiezan a hacerse notar mientras nuestras bocas se entregan a un desesperado baile por darse el festín. Y mientras engullimos bocado tras bocado con el mayor de los placeres, una escena nos llama a todos la atención por el rabillo del ojo: ya está el raro de Administración secando delicadamente sus porciones de pizza con papel de cocina. Oh, Dios mío.

Éste se hace el distraído fingiendo retirar algo sobre su porción de pizza, tal vez una aceituna demasiado tostada para su gusto. Entre comentarios jocosos, alguien dispara la afirmación de rigor: “te estás perdiendo lo mejor de la pizza”, mientras que el aludido desaparece del lugar de inmediato con su par de porciones en ristre.

Y aunque la escena tenga su gracia, no dejamos de preguntarnos si ese gesto, el de aplicar papel secante sobre la pizza, realmente tiene algún efecto que merezca la pena o si es una manía más de quienes se preocupan por las calorías en su dieta.

NO ES LA PRIMERA VEZ NI SERÁ LA ÚLTIMA       

Sea cual sea el material empleado, no resulta raro encontrarse con alguien tratando de reducir los encantos de la pizza aplicando papel secante sobre su superficie. Es un gesto que nos choca por lo que parece tocar al disfrute directo de la pizza en cuestión. 

¿Tiene algún efecto real? ¿sirve esto para eliminar calorías? ¿por qué demonios lo hacen? Pues bien, para aquellos que os habéis preguntado alguna vez por esta peculiar costumbre hemos hecho un poco de trabajo de investigación.

Aquí te lo explicamos.

DE DONDE PROCEDE EL JUGO PIZZERO

La mayoría de las veces el exceso de jugos presente en la superficie de cualquier pizza es el resultado natural de la cocción de ingredientes ricos en grasas naturales como el queso mozzarella o las carnes presentes sobre la pizza (pepperoni, ternera, jamón, beicon, etc.).

Si en tu caso eres más de pizzas vegetales, quizás no te encuentres normalmente con una gran cantidad de jugos en tu pizza. Aún así y por mucho que tus toppings favoritos sean los champiñones, pimientos y berenjenas, otros ingredientes tales como la salsa, el aceite aromático y el queso podrán emanar ciertas cantidades de jugos durante su cocción en el horno. 

¿Son todas las grasas naturalmente nocivas? En absoluto.

  • Añaden sabor a la pizza: en la propia masa, dándole el sabor característico que nos encanta. En el queso, dándole el fundido que nos hace agua el paladar o en la salsa elevando los aromas del tomate y las especias aromáticas contenidas en ésta.
  • Son necesarias dentro de una dieta equilibrada. Tanto las grasas contenidas en el aceite de oliva como aquellas contenidas en el queso, pese a pertenecer a distintos tipos de grasas, ambas tienen su papel dentro de una dieta equilibrada.
  • Grasas presentes en alimentos como los frutos secos o el aceite de oliva son altamente saciantes, lo que nos ayuda a mantener la sensación de haber comido durante más tiempo.

Como ves, no toda grasa es tan mala como la pintan.

¿SECAR LA PIZZA LA HACE MÁS SALUDABLE?

Si lo que quieres es reducir el aporte calórico de tus porciones de pizza favorita, lo cierto es que retirar los jugos naturales presentes en su superficie tiene su razón de ser. El hecho de aplicar papel secante sobre una porción de pizza puede retirar alrededor de 4 gramos de grasas naturales, o lo que es lo mismo, unas 40 calorías menos por porción. 

Para el americano medio, esto supondría unas 6.000 calorías al año, que en una traducción muy simplista se convertiría en un kilo o dos menos en ese periodo. Y si ahora estás pensando que en España no somos tan pizzeros, dice el último estudio realizado por el Ministerio de Agricultura que la pizza es el segundo alimento que más consumimos después de la ensalada.

Y no es un tema el de la servilleta que saquemos nosotros de la manga porque sí. Hay varias publicaciones donde se toca precisamente este tema, como ésta o esta otra, así que por algo será.

¿Significa esto mejorar tu salud de alguna manera? Como ya comentamos en este artículo, una sola comida aislada nunca será decisiva para influir en nuestra salud, sino que será el conjunto de nuestra alimentación lo que lo haga. Puedes ahorrarte unas calorías, si, pero si tu dieta no es equilibrada de forma conjunta, retirar unas pocas calorías en tu pizza probablemente no la mejore de forma global. 

DISFRUTA TU PIZZA…A TU MANERA

Como todo en la vida, secar o no la pizza es una cuestión de preferencias. Por nuestra parte te diríamos que, si la pizza es algo ocasional en tu alimentación, disfrutes de cada porción olvidándote de todo lo que no sea pegarle una dentellada tras otra.

Si por el contrario, la pizza tiene un hueco en tu alimentación todas las semanas (por ejemplo, en el ritual de todos los viernes de pizza con película), quizás si que valga la pena realizar el movimiento olímpico de aplicar papel de cocina para retirar unas pocas calorías. Piensa en este caso que muchos pocos pueden acabar haciendo un mucho en sí mismo.

¿Merece la pena ahorrar unas pocas calorías a cambio de sacrificar parte del sabor y la esencia de tu pizza favorita? La decisión es tuya y solo tuya.